Texto: Jose A. Garcia
Fotos: Saturnino Romero

Hemos tardado a propósito unas semanas en publicar la crónica del 101 Sun Festival de Málaga para ver qué poso nos dejaba dicho evento. Así podríamos tener un poco más de perspectiva ante a los comentarios de la gente que fue, la que no fue y nuestras propias sensaciones, a parte del recuerdo de haber pasado dos días festivos de lo más entretenidos.

101 festivalComo saben, en esta web somos unos enamorados de los sonidos más rock y metal, pero no lo dudamos dos veces ante la posibilidad de cubrir un evento algo menos “heavy”. Era aún invierno cuando comenzaron a llegar las primeras noticias sobre un Festival de dimensiones importantes en Málaga, lo cual era una noticia atractiva ya de por sí, por la falta que tenía esta ciudad de un evento masivo, y que se hizo más atractiva cuando comenzaron a sonar los nombres de grupos internacionales como Placebo (que quedó en rumor) o Franz Ferdinand, y coincidiendo en fechas con el BBK de Bilbao y el Optimus Alive portugués. Lo cual nos llenaba de optimismo, ¿Tendríamos por fin la posibilidad de ver grupos internacionales de renombre “en nuestra propia casa”?

Pues sí, el cartel se iba completando de una forma muy decente y entraban en escena alguna que otra perla como Black Rebel Motorcycle Club, y prácticamente había que frotarse los ojos ante la idea de disfrutar en la capital malacitana de un cartel de estas características, era inevitable acordarse de eventos tipo FIB o Dcode. Salvando las distancias, lógicamente, pero es que era ¡una primera edición!

101 festivalLlegado el día, nos presentamos en el Estadio de Atletismo de Málaga, con la curiosidad como guía y con el ansia por disfrutar, entre otros, de uno de nuestros grupos fetiche, Havalina. Lo primero que nos llamó la atención gratamente fue la gran cantidad de gente que había en los aledaños al estadio y en los parkings, lo cual arrojaba optimismo sobre la respuesta de la gente, que en definitiva es lo básico para que el festival se repita.

Mientras entrábamos, bajo un aluvión de publicidad, para probar cerveza con limón, y juegos varios que nos daban la posibilidad de conseguir más cerveza gratis, comprobamos que el lugar era muy apropiado, grande, dos escenarios y con mucha sombra, gracias a la estructura del estadio, lo cual nos permitiría no derretirnos bajo el sol malagueño. Estaban sonando, en el escenario Cruzcampo, Triángulo De Amor Bizarro, con un directo que nos dejó impresionados, temas como “Lo Hispano Marcha-La Banca Paga” nos dejaron con la sensación de que sonaban bastante más potente que en disco, distorsión a raudales y un final apoteósico ante los cientos de personas que ya estaban en el recinto.

101 festivalActo seguido, cumpliendo meridianamente los horarios, buena señal, comenzaban L.A. presentando en Málaga su disco Dualize, con su rock tranquilote y elegante hicieron las delicias de toda la chavalada allí presente con temas como “Oh, Why?” Cargado de feeling para terminar su set de una hora de forma más potentes enlazando un par de temas más cañeros como “Outsider”.

Mientras tanto, uno de los puntos conflictivos del primer día, las colas que se iban formando ante la zona de aseos hacían presagiar lo peor. Durante toda la tarde-noche se sucedieron las aglomeraciones entorno a los WC portátiles, eran colas gigantes de gente que se perdían entre la multitud cuando iba a comenzar un concierto en el escenario más próximo. Eso sí, hay que decir también que el segundo día no hubo tanto problema, ya que además de poner más servicios, la población masculina del festival ya había descubierto el día anterior que no era necesario guardar cola para poder hacer las necesidades de pié en uno de esos “meódromos” verticales.

101 festivalFue una pena que The Struts se cayeran unos días antes del cartel, ya que era una de esas bandas que tenían bastante atractivo, pero bueno, eso no impidió que miles de personas disfrutasen con el concierto de Lori Meyers, quienes dejaron más que satisfechos a sus seguidores, haciendo un repaso a toda su carrera, con la colaboración sobre el escenario de la malagueña Anni B Sweet y con un final que nos dejó muy buen sabor de boca, con los que podemos denominar “sus clásicos”, “Alta Fidelidad”, “Emborracharme” y su bastión, “Mi Realidad”.

Tiempo entonces para ver qué nos deparaba la zona de comidas, y ver desde allí a Spector, de quienes querría señalar el magnífico juego de luces que llevaban y cómo pusieron de pié a los presentes con “Chevy Thunder”, un auténtico temazo. Era algo muy de agradecer, el poder comer mientras desde allí se podían ver perfectamente, y escuchar, sendos escenarios. Eso sí, las diferentes barras se vieron desbordadas antes una clara falta de previsión, la comida no estaba mal, si tenemos en cuenta que en los festivales españoles la hostelería es una asignatura pendiente. De esta forma, sufrimos en varias ocasiones las largas colas para poder comprar un campero o una pizza, que eran los “platos” más solicitados. Algo a mejorar.

101 festivalY siguiendo en clave de cocina, llegaba el turno de uno de los platos fuertes del evento, Franz Ferdinand, quienes habían visitado Málaga hacía ya unos añitos y que fueron los que consiguieron el mayor número de público de todo el fin de semana, con una puesta en escena sobria pero efectiva lograron hacer bailar a todos los festivaleros con sus himnos de bar, “Take Me Out”, “Evil Eye”, “Do You Want To”, etc. Una hora y media en la que Alex Kapranos y los suyos nos hicieron gozar.

Y de un escenario a otro, a toda velocidad para ver al trío madrileño Havalina, unos conocidos ya en Málaga, donde presentaron su disco “H” en la Trinchera, posteriormente Cabezalí actuó en solitario, y formaron partes del Pomelo Fest en Estepona. Y no por “estar vistos”, dígase esto con todo el cariño, significaba que iban a estar solos en el escenario. Fuimos cientos lo que coreamos “Viaje al Sol”, “Incursiones”, “Norte” o “Imperfección”, durante la hora que tocaron. El dolor de cuello me acompañaría el resto del festival, es lo que tiene entrar en trance.

101 festivalY llegado a este punto, unos rocosos rockeros como nosotros se podrían haber ido a dormir, pero no, porque la fiesta la llevamos por bandera, y hemos sigo “castigados” con el don de querer escuchar todo lo que se nos pone por delante. Así que cambiamos de escenario a que los franceses Rinôçerôse nos dieran una de las sorpresas del festival, con unas bases más rock de lo que cabría esperar, con una formación instrumental (nada de un DJ poniendo música y punto) y varios vocalistas que iban alternando, hicieron que bailásemos, nos riésemos con las posturitas de uno de los vocalistas, quién salió con una indumentaria roja totalmente indiscreta, pero que manejaba una voz sorprendente y no perdiéramos detalle de su actuación. Un disfrute. Y en marcha, hasta el otro día.

La resaca no iba a detenernos, y menos ante la perspectiva de ver a Toundra en Málaga. Pero antes que ellos, entramos en harina con Russian Red. Nos pedimos y tomamos una cerveza para ir calentando mientras Lourdes y los suyos presentaban a los malagueños su reciente “Agent Cooper”, además de sus cortes más famosos como “I Hate You But I Love You” o “The Sun The Trees”.

101 festivalLa última vez que vimos a Toundra fue en la Sala Planta Baja de Granada, donde nos dejaron con un sabor agridulce por la poca duración del bolo. Bien, pues en el 101 dejaron al público entregado, tanto a los que los conocíamos e íbamos a muerte, como a los profanos, quienes se sentían obligados a detenerse ante el escenario a ver cómo las cuatro bestias pardas ponían la nota metálica al mismo tiempo que el festival patas arriba. Y es que Esteban, Alberto, Macón y Álex lo dan todo al mismo tiempo que reproducen “Marte”, “Magreb”, “Cielo Negro” y la grandiosa “Bizancio” con la que terminaron una hora de actuación que nos llenó realmente. Y, ojo, dos nuevos temas a modo de muestra del álbum que se encuentran grabando en la actualidad y que pronto tendremos entre nuestras manos. Geniales.

Se notaba que habían más “camisetas negras” este sábado, en parte gracias a ellos y a B.R.M.C. ya que me consta que mucha gente se había comprado la entrada del sábado exclusivamente para disfrutar de sendas formaciones, esperemos que la organización no deje de poner un puntito metálico o de buen rock and roll a las futuras ediciones, no espero a que traigan a Metallica, pero 3-4 grupos con un sonido algo más duro no va a desentonar en absoluto.

101 festivalThe Family Rain lo hicieron realmente bien también, con ese brit pop con aire setentero, dieron muestras de saber estar. Temas como “Trust Me.. I´m A Genious” o “Carnival”, sirvieron para que conociésemos algo más al trío inglés.

Y Temples, otros desconocidos para el gran público, fueron también encargados de propagar un sonido más retro, solo hay que ver el aspecto de los jovencísimos miembros del grupo para pensar en los 60, y más aún cuando los escuchas destilando la psycodelia que rebosa de su disco del año pasado “Sun Structures”. Recomendables 100%.

Fue justo después de Temples, cuando la masa se arremolinaba para ver Amaral, cuando se anunció por las pantallas del estadio quién sería la banda encargada de cerrar el festival, el día siguiente, domingo en el escenario de La Térmica. Lo cual fue acogido con entusiasmo por los seguidores del pop más actual. Explicar, que fuera del circuito normal del festival, dentro del Estadio de Atletismo, había un escenario en un recinto del Ayuntamiento, cercano al lugar, donde se programaron conciertos durante la mañana de sábado y domingo. Algo realmente interesante si estabas hospedado en las cercanías y no te pasabas la noche anterior.

101 festivalOtra vez con el recinto abarrotado, Eva Amaral y compañía tiraron de discografía, y dieron a su público justo lo que querían. “Hacia Lo Salvaje”, “Moriría Por Vos”, “Sin Ti No Soy Nada”, todos clásicos del pop hecho en castellano, que intercalaron con la presentación de algunos nuevos temas, del recientemente publicado “La Ratonera”. Sin duda cumplieron con su rol de ser uno de los cabezas de cartel.

Y así llegábamos a la hora en la que saldría B.R.M.C. que era uno de los grandes atractivos del cartel. Los americanos venían de telonear la noche anterior a Pearl Jam en Milton Keynes, y ni cortos ni perezosos, nos atacaron un una dosis de rock and roll y garajeo que nos hizo alucinar. Con un arsenal formado por cazadoras de cuero, armónica y cigarrillos interpretaron entre otras “Ain´t No Easy Way” del acústico Howl, “Beat The Devil´s Tattoo” del disco del mismo nombre o “Spread Your Love” del B.R.M.C. Ellos, por sí solos, daban sentido a haber ido el sábado. Unos grandes.

La 1:30 de la noche y antes de irnos a dormir nos faltaba otro de esos shocks que te propicia un festival tan variado. Nos encontrábamos con un escenario superpoblado con músicos ataviados de manera inverosímil y darían pie a una fiesta sonora, solo con ver al vocalista vestido como si fuese a correr los San Fermines, pañuelo rojo incluido, y unas plumas a modo de jefe indio ya sabíamos que allí estábamos para movernos. Y es que Crystal Fighters son una mezcla de sonidos y culturas al servicio de la fiesta. “Love Is All I Got”, la conocidísima “Love Natural” o la bailonga “I Love London” fueron perfilando lo que sería el final del festival. Muy entretenidos.

101 festivalEra el momento de gastar los tokens que nos quedaban y pedirnos la última mientras actuaban los DJs Kill The Hipsters, un nombre muy apropiado para cerrar este festival, pero creo que a los que mataron fue a ellos, porque su actuación duró menos de lo que tardamos en pedir y tomar, creo que les cortaron el sonido. Total, que de allí nos fuimos con viento fresco, más que porque queríamos, porque se nos invitó a irnos, y es que “no tenemos hartura”. Quizás estaría bien algo para después de las actuaciones, alguna carpa de DJ como en otros festivales o algún tipo de fiesta post concierto, aunque lo más sano siempre es irse a dormir.

En definitiva, unas sensaciones más que positivas, habiendo pasado dos días perfectos con los amigos, donde conocimos gente nueva, disfrutando del tiempo maravilloso, que no dejó en mal lugar el nombre del festival. Con montón de grupos para descubrir y alguna que otra joyita, y con la buena noticia de que el festival parece que tendrá continuidad. A poco que tomen nota de las imperfecciones y si siguen haciendo gala del poderío de esta primera sorprendente edición, tendremos una cita obligada para añadir al calendario de verano.

Puedes ver todas las fotos aqui:

101 SUN FESTIVAL MÁLAGA 2014

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.