Corria el mediado de la decada de los 90s, y yo seguia creciendo. No me interesaba el futbol, y me pasaba las tardes andando en bicicleta. Sin embargo, los domingos de mañana, sucedia algo magico: Se abrian dos portales de espacio-tiempo cual Dr. Who. Uno de ellos me llevaba a la antigua Grecia (titulado “Caballeros del Zodiaco”), y la otra, al Japon del siglo XIX (esta llevaban por nombre “Samurai X”).

Asi que, imaginen mi emocion hace un año, cuando ya en mis veitimuchos me entero que habria una pelicula de Live Action (con actores de verdad), de Samurai X. Parte de mi estaba mas emocionado que niño en jugueteria, pero parte de mi tambien estaba aterrorizado: Ya habia visto otra marca de mi niñez, Dragon Ball, destruida por la Deus Ex Machina de Hollywood.

Pero no debi haberme preocupado. Rurouni Kenshin se realizo en Japon, y con una adaptacion fiel al origen del legendario Battousai.

La actitud de Takeru Sato es la misma con la que estabamos familiarizados viendo a Kenshin en la serie animada, con la misma caracteristica inocente, y a veces tan cruel, siempre en el borde de tener que romper aquel sagrado pacto de evitar matar a otra persona.

Kaoru, Megumi, Saito.. todos representados de manera excelente. Sanosuke y su actitud de “yo lo puedo todo” tambien al pie de la letra, si bien fue un poco chocante verlo a el y a Yahiko tan.. sucios. En la serie animada siempre se dio a entender que eran sucios, pero.. no se, tal vez se les fue la mano, jaja.

Pero volviendo a la seriedad: Esta pelicula nos lleva a traves de la primera parte de la saga de Kenshin, en donde conoce a Kaoru, y batallan contra aquel maestro del opio, Kanryuu.

No puedo decir mucho sobre la trama sin revelar demasiado a aquellos que no vieron la serie, leyeron el manga, o vieron la pelicula, pero dejenme decirles esto: Vale la pena cada segundo.

Actuacion de primera, efectos minimos, el Japones con esa entonacion tan particular… todo esto ayudado por una cinematografia que ya caracteriza al cine Asiatico, con ambientes etereos, contrastes artisticos y juegos de luz fantasticos.

La musica, de otro nivel: Algunas partes en donde solo se escuchaba un violin acelerado y casi desesperado, te mantenía al borde de tu asiento durante las escenas mas dramaticas.

Mi unico criticismo seria que no mostraron mucho del Hiten Mitsurugi , el estilo que practica Kenshin. Solo vimos un par de movimientos “claves”. Pero aparte de eso, una realizacion cinematografica que si bien va a tener un valor infinito (pagado en nostalgia), para aquellos que crecieron con la serie animada o el manga, tiene la calidad suficiente como para plantar ambos pies sobre la tierra y pararse orgullosa por merito propio.

Recomendadisimo para fanaticos del cine japones, del anime, o simplemente, de una buena pelicula de accion.

Yo? Mas que feliz.

 

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.