Por Nekrokosmos

“La Bruja” es un film poco convencional, al menos para 2016. Se ha intentado vender como un producto de terror para las masas, cuando su atractivo principal no reside en crear sustos a través de sonidos estridentes ni baños de sangre, sino a través de la imaginación. Si bien intenta acaparar taquillas en tiempos modernos, su principal fuerte está en el terror psicológico de antaño…en lo que imaginamos, no en lo que vemos o escuchamos.

El primer film escrito y dirigido por Robert Eggers está ambientado en el siglo XVII y en los primeros colonos ingleses de Norteamérica. Partiendo de esa base podemos indagar mas en los temores, creencias y modos de vida de esos primeros colonizadores y su ferviente fe en diferentes vertientes de la religión (a cual mas polémica).

Decíamos antes que se trata de un concepto diferente al terror al cual nos tiene acostumbrados últimamente Hollywood, y ello no es solo en la manera de asustar sino también en el manejo del tiempo dentro de la película. En sus poco mas de 90 minutos al espectador convencional puede llegar a aburrir o desesperar, pero para quienes tienen paciencia la recompensa es refrescante.

La fotografía y las tomas se mueven entre el romanticismo inglés y el cine de terror de imágenes frías y muy cuidadas, de una belleza espeluznante y del realismo sobre lo absurdo. Eggers juega con nuestros pensamientos y concepciones sobre lo que es bueno y malo, la bondad y la maldad, las ideas preconcebidas y por sobre todo con una genial banda sonora a cargo de Mark Korven que mantiene en vilo durante el desarrollo de todas las sub-historias dentro del film.

Se agradece que una historia que básicamente se centra en la alienación de una familia compuesta por 7 personas debido al fanatismo religioso del patriarca  que los lleva a vivir al bosque y a experimentar sus encantos nocturnos (idea explotada millones de veces) busque dar una vuelta de tuerca para venderlo como un producto nuevo.

Y es que la lujuria, la adolescencia, los miedos internos, la maternidad y la confianza son varios de los factores que hacen grande a este film. Eggers ha resuelto de manera satisfactoria su primera entrega, y aunque no sobrevivirá al hype que ha creado la industria, si que entretiene y mantiene expectante a quien se atreve a meterse en su bosque particular. Reinventarse o morir.

header brush goetiamedia

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.