Reviews

4.0

[review] Every Time I Die – Low Teens

[review] El 2016 no ha sido un gran año para la música con tantas leyendas dejándonos por el camino, pero Every Time I Die pueden decir que personalmente tuvieron un año de mierda. Su batería Ryan Leger tuvo que abandonar la banda, y el líder Keith Buckley no solo tuvo que luchar con sus demonios internos al superar el alcoholismo sino que también vio como la vida de su esposa y su hijo corriendo peligro. De todo ello sale "Low Teens", uno de los mejores discos de 2016.
4.0

[review] Rather Be Alive – Origen

[review] Es cierto que las canciones son mas efectivas cuando suenan crudas, rápidas y brutales, pero esos acordes disonantes o los momentos suaves de introspección son los que le dan ese toque diferente que les hace brillar. No es un material para todo metalhead pero para mentes abiertas planteará un viaje bastante placentero. Brutal y gentil a la vez, inteligente y bien jugado, pretencioso y humilde cuando se requiere. Ganazas de ver como lo defienden en directo.
3.8

[review] Dark Tranquillity – Atoma

[review] Este es lo que me ha ocurrido con Dark Tranquillity, la banda que nunca me ha fallado por más que haya cambiado y evolucionado dentro de su estilo siempre ha mantenido su esencia, haciendo que cada disco y cada directo de la banda hayan sido un auténtico placer y deleite para mis oídos. Como todo en la vida, esta relación ha tenido sus puntos álgidos (Damage Done, Character y Fiction) y sus momentos valle (Projector y Construct). Siendo este último el de más reciente factura y viendo que el cambio de imagen se mantenía y que después de 26 años en la banda, Martin Henriksson uno de sus pilares la abandonaba, temía no poder volver a subir a lo alto de la cima con el nuevo Atoma, que ya por el propio título del álbum no me convencía en absoluto.
3.6

[review] Metallica – Hardwired…To Self Destruct

[review] Porque ¿Cuántos señores de 50 años conocéis que puedan hacer obras maestras como "Spit Out The Bone"?. Este nuevo álbum está muy lejos de ser perfecto, Lars está lejos de mantener el tempo correcto, pero vuelven a pasárselo bien en un disco y esa energía es contagiosa.

[classicos] Iron Maiden – Iron Maiden (1980)

[classicos] 1980, el punk ya llevaba algún que otro año dando los últimos coletazos para no regresar en forma de movimiento cultural (al menos con presencia) nunca más, las crestas dejaban paso a las greñas y es en ese punto donde eclosiona aquél mágico movimiento llamado NWOBHM liderado por bandas de la talla de Saxon, Def Leppard, o Diamond Head entre otros.

[review] Trallery – Spiritless

[review] El segundo álbum de los mallorquines Trallery es básicamente todo lo que una banda de metal busca en su segundo álbum: desprenderse de sus influencias para tener identidad propia. Nada gusta mas a una banda que sonar a ellos mismos, y con el poco tiempo que llevan en activo Biel y los suyos lo consiguen despistando totalmente a los seguidores de su debut "Catalepsy".

[review] Red Fang – Only Ghosts

[review] Si voy directo al grano acabamos antes: Red Fang han sacado su disco mas soso y aburrido hasta la fecha, pero aún así sigue siendo el disco que el 90% de las bandas de su rollo matarían por grabar. Trabajar con un equipo como el de Ross Robinson y Joe Barresi a la producción es un sueño húmedo que finalmente les ha hecho sonar limpios y correctos sin sonar artificiales, pero cuando falta la chicha creativa nada puede salvarlo.

[review] Avenged Sevenfold – The Stage

[review] Hay que decir que entre los tres primeros temas llevamos más de 20 minutos de disco, lo que nos da la pauta de que Avenged Sevenfold no han tirado por la senda comercial si no que tal y como hicieron hace 11 años vuelven con un disco largo, de complejidad cuanto menos importante y que poco o nada tiene que ver con su predecesor.

[review] Violent Eve – A Great Day

[review] ¿Qué hacer cuando quieres llegar a todo el público actual del metal de corte moderno sin sentirte encasillado? Pues hacer una ensalada de todo lo que haya tenido repercusión en los últimos 10 años en la escena, pero hacerlo con una coherencia que suene sólida y sin sonar artificial. De eso trata el nuevo lanzamiento de Violent Eve.