Texto: Carlos Garcia Pineda
Videos: Carlos Garcia Pineda

Son las 12:00 de la mañana, me dirijo a Tobarra, pueblo albaceteño donde se celebra una nueva edición del ya conocido festival Aupa Lumbreiras. A llegar a la primera redonda ya empieza lo que había sospechado antes de partir, un control policial en cada entrada a la misma. Parón y registro de rigor, sigo hacia nuestro destino y a la llegada de la última redonda, otro control policial (vaya, parece que quieren hacer su agosto) en el que dan el paso libre para seguir.

Llego a la zona del parking, un descampado bastante amplio que en un principio parece que no se va a llenar. Saco mis cosas del coche y me dirijo a la zona de acampada, que resulta que en esta edición es en un descampado al lado del bosque donde se hizo el año anterior, pero me encuentro con que lo habían vallado entero por el gran riesgo de incendio y que no pasara lo que sucedió en el Viña Rock.

Doy un gran rodeo hasta que llego por fin al sitio indicado, un gran descampado lleno de tierra en el que no había opción a sombra. Así que el mismo viernes por la mañana, algunos de los mismos asistentes al festival derribaron zonas de valla para resguardarse del sol.

Primer punto negativo para la organización además de la lejanía de la zona de parking de la de acampada. Y en cuanto a los urinarios de esta misma zona, habían unos 16 urinarios portátiles (pocos, ya que en algunos momentos del día se colapsaban) de los cuales, uno acabó en el suelo y que no se limpió ninguno en ningún momento de las 48 horas de festival.

Sobre las duchas decir que las de agua fría estaban solamente en un extremo de la zona de acampada, al igual que las de agua caliente. Que en un principio al ser de agua caliente e individual te cobraban la ducha a un “módico precio” de 1€, según la pagina web. Pero no, al llegar allí había un cartel que te informaba de que costaba 50 céntimos más.

Después de haber puesto la tienda de campaña, comer, ver alguna que otra atendida por los servicios de emergencia y descansar. Me acerco a la zona de las entradas y resulta que la ventanilla indicada para los pases de prensa está cerrada, así que a hacer cola se ha dicho.

Una vez con la pulsera en el brazo, entro al recinto para ver como lo habían organizado y veo otra cosa que no me agrada nada.

Los 2 escenarios importantes uno al lado del otro, que esta de puta madre porque mientras que en uno tocan, el otro lo van preparando y así se evita el tiempo de espera entre un concierto y otro. Lo que no me gusta tanto es el otro escenario, más pequeño, que está a escasos metros de los otros 2, y si te pones un poco en los extremos en el que está el trecho que los separa, se podía escuchar los 2 conciertos distorsionados por la mala posición de los escenarios.

Me olvido de todo lo sucedido y me pongo junto a la torre de sonido para ver a BERRI TXARRAK empezando con “Oreka”, no siendo el sonido muy bueno, pero que mejoraría a lo largo del día. Va siguiendo el concierto, y como en cualquier otro, Gorka intenta animar al público en el poco tiempo que tiene y la gente le corresponde cantando sus canciones y moviéndose al son de la música.

A medio concierto decido ir a ver a sus vecinos en el escenario pequeño, THRASTUCADA, que a ritmo de ska consiguen atraer a un número amplio de personas que animadas por el ritmo bailan sin parar.

Descanso y vuelvo para ver a LENDAKARIS MUERTOS que hicieron vibrar a todo el mundo con canciones como “Gora España”, “Oso Panda”, “ETA, deja alguna discoteca” o “Centro comercial”. Se podría decir que todos sus conciertos son muy parecidos, pero se ganan al público como pocos grupos lo hacen. Se crea una gran empatía entre grupo y público.

Después de LENDAKARIS, esperé para ver a BETAGARRI, pero no aguanté mucho y fui a descansar después de un día tan largo.

El resto, estuve en la zona de camping con unos colegas escuchando la música desde allí.

El sábado se presentaba con el cielo oscurecido, amenazante. Pero era por la mañana y había que reponer la nevera, así que paseíto por el pueblo buscando un supermercado, que estaba un poco alejado de las tiendas de campaña. Pero por el pueblo, varios vecinos y establecimientos se abastecieron para poder dar salida a la demanda que había.

Una vez entrada la tarde, a las 17:50, empieza Piperrak, ¿Qué decir de estos tíos? Siempre entregándose al público, después de tantos conciertos siendo la élite de la música punk en España y después de haberlos visto tantas veces, el público siempre está involucrado con ellos, pero cuando llega el éxtasis es con la canción “Cualquier Dia” donde todo el mundo baila y canta la canción, es más, Piperrak dejó que el público terminara el tema a capella. También sonaron otras como “Que le voy a hacer” o “Anarkia”.

Descanso y a la tienda de campaña mientras se acerca la hora para ver a BOIKOT. Algunos minutos antes de que empezaran, empiezan a aparecer las primeras gotas, me acerco a la zona de conciertos y empieza a caer una tromba fuerte de agua que dura 30 minutos y que impiden que BOIKOT empiece a su hora. Todo encharcado y todos mojados, empieza a parar a la vez que todo el mundo sale del techado excepto los que están viendo a Discordia, que estaban tocando mientras caía la tromba de agua.

Los asistentes empiezan a reclamar que empiece BOIKOT y después de las pruebas de sonido de rigor empiezan tocando 40 minutos más tarde de su hora prevista, sin que afecte al concierto total que duró los 60 minutos estipulados. Quizás fueron los que más “apagados” estuvieron de todo el festival , aun así, hicieron un buen espectáculo con canciones ya conocidas por todos como “Inés”, “Comandante Che Guevara” o “Tierra Quemada”. También hicieron un nombramiento especial al asesinado Carlos Palomino y dieron apoyo moral a su familia.

Después de terminar BOIKOT me acerco al escenario pequeño a ver MALA REPUTACIÓN, ya que LOS SUAVES los tengo ya muy vistos y paso de ver otra vez borracho a Yosi, aunque esta vez iba menos ciego que otras veces.

A los MALA REPUTACIÓN era la primera vez que los veía y me sorprendieron gratamente. A pesar de que no me sabía sus canciones, entraban a la primera y enganchaban fácilmente. Estuvieron muy involucrados con el público y lo dieron todo, tanto que David (cantante) se quedo casi afónico al final del concierto, pero siguió dando caña hasta la última canción.

De nuevo subo a las tiendas de campaña, y me preparó para asistir al primer cabeza de cartel del sábado, DIE TOTEN HOSEN. Ya en la puerta de acceso al recinto se formaban aglomeraciones para entrar como sucedió en algunos momentos del día del viernes. Otro punto negativo para la organización. Pero empiezan los DIE TOTEN HOSEN y uno se olvida de todo. Grandes, estuvieron muy grandes. Hubo menos asistencia de la que yo esperaba, entre que tocaba TRANSFER en el escenario pequeño y que el otro escenario estaba ya colapsado de gente incluso por detrás de la torre de sonido esperando a S.A., no se llenó tanto como yo preveía.

Aun así, cautivaron a todo el público, desde el otro lado de la torre se veía a todo el mundo bailando las canciones, y es que aunque alguien no conozca a DIE TOTEN HOSEN es imposible estar parado. Su música desenfrenada y alegre provocó lo que fue el mejor concierto de todo el festival. “Strom”, “Opelgang”, “Pushed Again”, “I Fought the law”, incluso la canción del Bayern fueron interpretadas a lo largo de las 16 canciones que tocaron en los 70 minutos de actuación.

Unos minutos después de la actuación de DIE TOTEN HOSEN, empezaban los 2º cabeza de cartel del sábado noche. SOZIEDAD ALKOHOLIKA entró al escenario saludando al público y presentando a su nuevo guitarrista. “Polvo en los ojos” fue de las primeras en caer, demostrando potencia y precisión a la hora de ejecutarla. Cayeron una tras otra canciones del “i no intente hacer esto en su casa” como “Peces mutantes”, “Cuando nada vale nada”; del disco “Ratas” la que le da nombre al disco, y otras más como “Piedra contra tijera” y “Motxalo!”

Después de S.A tocaban EL NOI DEL SUCRE y DISTORSIÓN, grupos que ya no vi porque estaba reventado del concierto y fui a seguir la fiesta en la zona de acampada.

Como resumen final, reprochar la mala organización del festival que hubo, incluso las tiendas y puestos de comida del recinto sufrieron algún que otro apagón. Los precios algo caros, (5€ un mini de cerveza, o un cubata), problemas de sonido, las nubes de polvo que aparecían en cuando se hacían ollas (se puede solucionar fácilmente mojando un poco el suelo), entre otras muchas cosas de las ya comentadas anteriormente hicieron que en algunos aspectos fracasase el festival. Pero los conciertos (a pesar del sonido en algunos momentos, sobre todo en los primeros del día) y las actuaciones de los grupos fueran dignas de estar en el Aupa Lumbeiras 2009. Más de 27 horas en 2 días de música en directo.

FOTOS: http://www.goetiametal.com/cronicas/aupalumbreiras2009.html

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.